Fallo típico a la hora de medir la velocidad de una página web.

Publicado en Optimización web( WPO ) hace 2 años. Leído 748 veces.

imagen destacada

Como me gustan los ejemplos extrapolados a otras areas para clarificar los aspectos técnicos, comenzaré con uno:

Imaginemos una tienda que vende a través de internet ubicada en Sevilla. Le hacen un pedido desde Madrid a las 1 de la tarde y llega a su destino a la mañana siguiente. ¿ Es esta tienda rápida ?. ¡Claro! y ¡se merece que todos compremos en ella!. A las pocas semanas, un nuevo cliente de un pueblo de Huelva hace un pedido en la misma tienda y le tarda dos semanas en llegar. ¿ Qué pasó ?. ¿ No era rápida la tienda ?.

No es que la tienda fuera rápida, sólo caímos en La Ley De Los Pequeños Números y hemos asociado las características ideales y únicas del primer pedido( buen sistema de comunicaciones, buen repartidor de paquetes, ... ) a la tienda. Para circunstancias diferentes( diferente localización, hora punta, el repartidor es despedido de la empresa y entra otro más lento, .. ) se obtendrían tiempos diferentes. Por tanto, esta no es una forma adecuada de medir la velocidad de una tienda. Quizás para ti sí que sería una buena forma de medir la velocidad. Si eres de esa opinión piensa que estarías entrando en el terreno de la estadiísticas y , como en toda estadistica, necesitas una muestra amplía( cuanta mayor, mejor ) para acercarte cada vez más a la magnitud real. Para que se me entienda: uno no sabe quien ganará las elecciones sólo preguntando a una persona por su voto.

Lo mejor para saber la velocidad de la tienda en Sevilla es averiguar su tiempo de respuesta. Esto es, dejar de lado todo lo externo a la tienda y calcular la velocidad en base a factores o carácterísticcas sólo dependiente de ella misma: si tiene la mercancia en stock, como se organiza, como manejan pedidos en periodos de picos o como manejan pedidos de alto volumen o peso. Es como si queremos saber el peso de una persona, podemos hacerlo de dos maneras. Podemos pesarlo cada día durante bastante tiempo( para evitar La Ley De Los Pequeños Números ) con la ropa diferente que se ponga y tratar de alcanzar una media real. O podemos hallar su peso neto, esto es, sin ropa.

Ya dejando los ejemplos. En los sitios webs pasa lo mismo. Hacermos tests con Gtmetrix, Pingdom, ... y casi siemrpre asociamos dónde pone "velocidad" con la velocidad de nuestra web o, aún peor, a la velocidad de nuestro hosting. Estas velocidades son referencias útiles( ya que nos pueden dar una idea de la velocidad en circunstancias muy favorables ) pero nunca las debemos de tomar como absolutas o reales. Como anecdótico,, hace unos meses por Linkedin me encontré con una persona que presumía de saber más que cualquier especialista de optimización web porque decía que el tiempo de carga para su sitio web era menor que medio segundo y sin embargo, dejaba de lado otros aspectos más influyentes. Aunque suene gracioso,pero a más de uno le pasa lo mismo.

Por tanto, más que mirar la velocidad es importante que miremos los aspectos sólo dependientes, o intrínsicos, de la página: el peso de la web( evita pasar de 1 mega ), la latencia del servidor( en la pestaña Cascada o waterfall ), el número de conexiones, el tamaño y dimensión de las imágenes. Incluso. si ya nos lo queremos tomar en plan profesional, lo deseabla sería averiguar el tiempo de respuesta en dos niveles: Por un lado, el tiempo asociado a la web y el servidor y el tiempo asociado a los contenidos.

Hay que tener cuidado si usamos sistema de caché de algún tipo, ya que durante la creación de la caché el tiempo de respuesta se incrementará sobremanera, mientras que durante el uso de esa caché, el tiempo de respuesta será mucho menor.

También tendríamos que hacer pruebas de cómo se comporta nuestro sitio web en circunstancias especiales, como bajo muchas peticiones, o visitas, simultáneas.

4 comentarios

Otro error habitual es medir solo el tiempo de inicio o el de fin de una tarea, en vez de ambos.

Escrito por ant el 07-05-2016 a las 14:48

Gracias por el aporte, ant.

Hola Manuel, me alegra mucho que hayas vuelto a escribir. Los tests de velocidad vienen bien para ver si se nos ha pasado algún detalle y como curiosidad para tener una segunda opinión, pero son como el navegador del coche, no se pueden seguir todas sus recomendaciones a ciegas. Al final, como dices en el artículo, son 4 cosas de sentido común las que hay que tener en cuenta: peso de la web, número de conexiones, imágenes, servidor... Estos 4 puntos se pueden extender todo lo que quieras: minificar, discos ssd, uso de cdn, no abusar de frameworks (jquery, bootstrap, ...), themes con muchas opciones que nunca vas a usar, diseños sobrecargados, ...

Lo malo es que esto de la velocidad se puede convertir en una obsesión :D

Gracias por tu artículo, un saludo,

Escrito por Arsenio Ramos el 08-05-2016 a las 12:10

Arsenio, tu comentario bien podría ser una ampliación de mi entrada. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Lástima que algo tan sencillo como lo que comentas, o lo de la entrada, cueste tanto ser asimilado.

Un saludo y gracias, Arsenio.

Deja un comentario

Puedes usar Markdown para formatear tu comentario.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.